Menu

Cataratas en los perros

Hay una infinidad de afecciones que son conocidas por el hecho de ser propias de los seres humanos, pero que al mismo tiempo pueden afectar al mundo animal. Una de estas enfermedades son las cataratas en los perros, esa telilla blanca que cubre el ojo hasta llegar en los casos más extremos a dejar ciego a quien la sufre.
Para todos los seres vivos es importante el sentido de la vista, y es un mal que lo pueden padecer todas las especies y en este caso hablaremos de los perros, ya que es de vital importancia. Si bien es cierto que los cánidos tienen otros sentidos más agudizados, como pueden ser el oído o, sobre todo, el olfato, una visión limitada provocará inequívocamente un empeoramiento severo de su calidad de vida. Por este motivo, si somos los dueños de un perro que empieza a tener cataratas, debemos ser conscientes del riesgo que suponen para su salud y llevarlo a un especialista veterinario para que lo evalúe y trate de solucionar el problema.

Una catarata es la opacificación de una pequeña estructura transparente del ojo llamada cristalino que funciona a modo de lente intraocular. La zona exacta del ojo en donde se extiende una catarata es el cristalino, que se encuentra en la parte interna del órgano, justo por detrás de la pupila. El cristalino consta de dos partes, por una parte el núcleo, zona dura en la parte central del ojo, y por otra la corteza, una sustancia transparente de textura gelatinosa que rodea al núcleo. Precisamente es en la corteza en donde se origina la temida catarata, que supone una progresiva opacidad de la zona antes transparente.

No existe una edad determinada para la aparición de las cataratas en los perros, ya que pueden salir tanto en los primeros años de vida del animal como en la vejez, pero es una dolencia que tradicionalmente se asocia más a las edades adultas debido al mayor porcentaje de casos existentes.
¿Qué causa las cataratas en los perros?
Pueden ser causadas por traumatismos, inflamaciones o enfermedades sistémicas como diabetes, pero la mayoría son hereditarias y suelen aparecer en animales de edad no muy avanzada (desde el nacimiento a los 5 años), al contrario que las cataratas seniles de los humanos. No obstante, los animales con la vejez van sufriendo un proceso de endurecimiento del cristalino que es normal y le confiere al ojo un aspecto grisáceo, sin afectar para nada a la visión. Es lo que se llama esclerosis nuclear de cristalino, y frecuentemente es confundido con cataratas tanto por los dueños como por algunos veterinarios.

¿Cuál es el tratamiento para las cataratas en perros?
No hay medicaciones efectivas para el tratamiento o la prevención de las cataratas. El único tratamiento posible es la cirugía mediante extracción del cristalino y una vez operada la catarata no puede volver a reproducirse. La cirugía no es con láser, sino mediante una técnica de ultrasonidos llamada facoemulsificación, siendo el mismo procedimiento que el usado en medicina humana. Una vez extraída la catarata se coloca una lente intraocular, siempre que sea posible, dentro del bolsillo que forman las cápsulas del cristalino que permanecen dentro del ojo. Si no se coloca esta lente intraocular el animal operado tendrá una visión algo más borrosa pero significativamente mejor que antes de la cirugía y siempre con la tranquilidad de haber eliminado un problema potencial para el ojo y para la calidad de vida de la mascota.

Continua:  ¿Que debo hacer si mi perro tiene cataratas en los ojos?

Vídeo de cirugía de Cataratas en un perro.

3 Comments
  1. Patty Guerrero
  2. Juan Carlos Lecaros Seput
  3. Unknown

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *