Diabetes mellitus en perros y gatos

 Diabetes mellitus en perros y gatos

Perros y gatos también pueden sufrir de diabetes al igual que en los humanos y el desarrollo de esta diabetes mellitus se asemeja al de las personas.
Diabetes mellitus en perros y gatos
Como sabemos todos los seres vivos necesitan energía para vivir, energía que es adquirida por los alimentos y el cuerpo se encarga de descomponer los alimentos para obtener esa energía, y el páncreas se encarga de la producción de insulina. El páncreas de una animal con Diabetes no es capaz de producir insulina y tampoco es capaz de asimilar esa glucosa; glucosa que formar parte del torrente sanguíneo del diabético que a la larga produce daños.
La insulina es la hormona que se encarga de que las células aprovechen mejor la energía de los alimentos , la misma que esta en forma de glucosa.
diabetes-mellitus-en-perros-y-gatos

Clasificación de la diabetes mellitus en perros y gatos

La diabetes mellitus puede clasificarse en dependiente de insulina DMDI y en no dependiente de insulina DMNDI.
  • La diabetes mellitus dependiente de insulina DMDI se caracteriza por la falta de secreción de insulina, después de la administración de la glucosa y tiene la tendencia a desarrollar cetoacidosis. Los factores son muchos como influencia genética y racial, factores inmunomediados, pancreatitis aguda; y muy común en los gatos la presencia de sustancia amiloide en células de los islotes.
  • La diabetes mellitus no dependiente de insulina DMNDI se caracteriza por los niveles normales o elevados de insulina y una secreción exagerada de insulina tras la administración de glucosa, hecho que engorda exageradamente al animal que la padece que es provocada por la mala respuesta de las células a la insulina, muy común en los gatos obesos.

Patogenia de la diabetes mellitus

  • A. El desarrollo de la diabetes mellitus implica alteraciones simultáneas en la actividad de la insulina (descenso) y aumento de las hormonas antagonistas de la insulina: glucagón, catecolaminas, glucocorticoides y hormona del crecimiento.
  • B. En perros pancreatectomizados de forma experimental, la diabetes no se desarrolla si estos perros son asimismo hipofisectomizados (se suprime la ACTH y la hormona del crecimiento) y adrenalectomizados (se elimina la fuente de catecolaminas y cortisol).
  • C. Esto acentúa la importancia de las hormonas que incrementan o descienden el nivel de glucosa en el desarrollo de esta enfermedad.
  • D. En ausencia de insulina, los carbohidratos ingeridos son captados deficientemente a nivel del tejido graso y muscular, lo que es causa de hiperglucemia.
  • E. Debido a que las células adiposas y musculares tienen poco acceso a la glucOsa en ausencia de insulina, se halla en estado de relativa inanición (hipoglicemia intracelular, hiperglicemia extracelular). Estos tejidos inician los procesos catabólicos típicos de los estados de inanición, es decir, lipolisis, gluconeogénesis, glucógenolisis. Estos procesos sólo sirven para empeorar la hiperglucemia extra celular.

Síntomas de la Diabetes mellitus en perros y gatos

se presentan en mayor cantidad en los perros entre 7 y 10 años de edad, sobre todo en las hembras y en algunas razas más que otras , en cambio en los gatos puede aparecer en cualquier edad. Los síntomas más frecuentes son la polifagia(come mucho), la polidipsia (toma más agua de lo normal), y la poliuria (orina mucho); además pueden presentar cetonuria, Adelgazamiento, cansancio y cataratas, en algunos casos. Y ya cuando la enfermedad es grave y extrema el animal puede presentar deshidratación, debilidad, taquipnea, vómitos, olor a acetona, hipotermia y coma.

El diagnóstico de la Diabetes mellitus en perros y gatos

Se hace mediante un exhaustivo examen clínico y análisis de laboratorio, en dichos exámenes se mide la glucosa en la sangre y se analiza la orina.
El tratamiento para Diabetes mellitus en perros y gatos
Esta orientado a alcanzar un buen control metabólico, con medidas como un buen régimen alimenticio, ejercicio físico y algunos casos medicación (insulina) y hipoglucemiantes orales,usados más en los gatos.
Referencias Bibliográficas
  • Robert M. Hardy, Departamento de Ciencias Clínicas de Pequeños Animales. Universidad de Minnesota, Ponencia presentada en las V Jornadas de AMVAC,Madrid, 26-28 Febrero 1988 PDF

Como Bañar a mi Gato

 Como bañar un Gato

Para poder bañar a nuestro gato lo primero es prepararlo y para ello debemos contar con el suficiente tiempo y paciencia para poder hacerlo, ya que te tomará tiempo entre el juego previo y durante el baño del gato. Es muy importante, no olvide que los gatos no son amantes agua, y por ello es importante que entren en confianza, lo recomendable es que lo haga el propietario del gatito y siempre sea él quien lo haga, así el animal se familiariza con el acto.
como bañar a mi gato
Es importante que se haga con agua tibia (aproximadamente unos 30 grados) y en un lugar espacioso (tina grande con un trapo o toalla de fondo para que no se resbale) y está demás decir que tener todo preparado (jabón, esponja, champú, toalla, cepillo), no olvide taparle con una pequeña torunda de algodón los oídos, a fin de que no ingrese agua cuando esté bañando a su gatito ya que eso le podría ocasionar un problema de otitis en tu gato. Procura usar productos especiales para ellos, ya que su pelaje y piel son distintas a la nuestras.
El baño debe hacerse de forma delicada, imitando a las caricias con la esponja, verter el agua suavemente, comenzando por las patitas y nunca en el rostro, debe hacerse en un lugar tranquilo, porque como usted sabrá si tiene un gato, son muy asustadizos y cualquier ruido los puede poner nerviosos y hacerlos huír. Luego de bañar a nuestro gatito sigue el secado, esta etapa es muy importante, porque el gato de ninguna manera puede quedar mojado, lo ideal sería primero hacerlo con una toalla y luego con secador eléctrico de cabello.
Acaricialo y hazle masajes mientras le echas el champú y lo enjuagas. Utiliza siempre agua tibia.
Una vez que el gatito se este acostumbrando al baño, puedes bañarlo cada 15 días o una vez al mes con champú para gato, dependiendo si se ensucia mucho o huele mal . Ya sabes, al bañar a tu gato debes realizarlo con mucho cuidado hasta que se acostumbre.

¿Se debe bañar a los Gatos?

Hay un mito popular que dicen que los gatos odian el agua y los baños, que ellos se bañan solos. Esta creencia no es del todo verdadera, si bien los gatos no son amantes del agua, tampoco la odian, todo es cuestión de costumbre y hábito. El gato como todos los animales domésticos se les puede educar y acostumbrar a diversas actividades incluyendo el baño, pero tiene que se desde muy pequeños, se recomienda entre los 2 y 3 meses de vida, que es la etapa de sociabilización del cachorro.

Los gatos son animales sumamente limpios y ordenados. Se lamen constantemente para limpiar su pelaje, pero al hacerlo se comen sus pelos, que muchas veces se hacen pelotas dentro de su organismo y llegan a obstruir los canales internos que conducen al estómago, como el esófago o los intestinos, por ejemplo.
Pero por más limpio que sea el felino, también se ensucia pues es un ser vivo que está en constante actividad y gusta de salir a la calle.
Referencias: como bañar al gato

La curiosidad del gato

curiosidad del gato

  • Hay un dicho que dice “La curiosidad mato al gato”, y nada es más cierto que eso porque los gatos de cualquier edad son animales muy curiosos, lo que los lleva a tener algunos accidentes que muchas veces no son fatales y en algunos casos consiguen los que quieren. Por ejemplo hay gatos que tratan de mover la perilla de la puerta o tratar de abrir un cajón a través del asa del mismo. Algunos se rendirán pero otros lo intentaran hasta lograrlo si saben que dentro hay algún premio o dulce que les guste.
  • Este tipo de comportamiento nos demuestra la inteligencia de este, la cual debe de ser constantemente estimulada. Los gatos que se la viven dentro de la casa son los que más necesitan esta necesidad porque se aburren al estar siempre adentro de un lugar que puede ser hasta pequeño. Cuando se tiene desde pequeño al felino, lo mejor es estimularlo desde las primeras semanas. Hay que ofrecerle juguetes nuevos y desconocidos. Una forma de estimularlo es escondiendo un premio en un tubo de cartón y tapar los extremos con periódicos, el minino se divertirá tratando de encontrar el premio.
    La curiosidad del gato
  • Los gatos, ya sean machos o hembras son curiosos por naturaleza y desde que nacen lo demuestran, por eso es necesario revisar todos los rincones de la casa para que no terminen atorándose o sufriendo un accidente que podría terminar con severos daños. E s necesario saber que conforme crecen empiezan a tener conciencia sobre lo que les podría pasar si siguen con su curiosidad, aunque eso termine por lastimarlos. Son autodidactas y por la inteligencia que tienen es necesario estar siempre al acecho sobre lo que puede haber más allá de unas cuatro paredes o algunas calles. Los felinos siempre intentarán ir más allá.

El bienestar para los gatitos

El bienestar para los gatitos
No importa que no sean perros, a los gatitos se les tiene que inculcar una educación para una mejor comprensión contigo. Es necesario hablar con la familia para saber que tendrá permitido el minino, al tener esto claro, de manera sencilla y paciente hay que demostrarle al gato la línea que no puede cruzar. Si no está bien claro que es lo que se le pide el animal se sentirá desorientado. Hay que observar lo que hace el gatito para relajarse: se estira, descansa de vez en cuando, nosotros tenemos que mirar y luego hacer. Esa rutina lo tranquilizará y será más fácil ganar su cariño.
 
Una alimentación equilibrada es fundamental para su salud, si le das un pienso de buena calidad le bastaran unas raciones más reducidas que las del alimento normal de lata y seguirá recibiendo todos los nutrientes que necesita. Las vacunas nunca se tienen que dejar pasar, así como las desparasitaciones. Hay que llevarlo de forma regular al veterinario. Los estímulos son muy importantes para saciar su curiosidad, frecuentemente hay que llevarle cosas nuevas a su territorio como: cajas de cartón, plumas y maderas. Cambiando sus juguetes nunca se aburrirá.
 

 

Algunos gatitos les gusta el agua fresca, mientras otros la prefieren más tibia. Si no sabes cuál es la que más le apetece lo mejor es servirle en varios platitos para observar cual es la que más le gusta. Dentro de sus cuidados se encuentra la puntualidad, tanto para la hora de comer, como de jugar. Establecer un horario para el minino le ayudará a sentirse más seguro. Si se tiene más de un gato puede que terminen enfrentándose, si ese el caso hay que iniciar un juego que les guste o llámalos golpeando sus platos a la hora de comer, esto ayudará que lo olviden por un rato. 

También puede interesarte conocer sobre  el gato siames.
 
 
 

Gatos y las bolas de pelo

Los gatos y las bolas de pelo, se debe a que los gatos tienen la costumbre de quitarse el exceso de pelo con la lengua, lo que provoca que escupan las famosas bolas de pelo, las cuales se dan por la falta de cepillado hacia el gato. Todos los pelos que ingieren al estarse acicalando o lavando pasan al estómago, lugar donde se acumulan. Los gatos con pelaje más largo son los que son más propensos a  sufrirlo y por lo mismo necesitan más cuidados con el cepillo. Hay quienes creen que al darle un poco de aceite vegetal, mantequilla o aceite de ensalada a temperatura ambiente ayudarán a pasar las bolas de gato.

bolas-de-pelo en el gato
¿Qué son las bolas de pelo?
Para lavarse, un gato se lame y traga pelo. Es una conducta normal, y el aparato digestivo del gato está preparado para eliminar en 1 mes el equivalente a la totalidad de su pelo.
Los líquidos que nunca se le deben de dar a tomar son aceite de castor o aceite mineral porque son muy fuertes, además de que absorben  las vitaminas del alimento, retrasando la digestión. Si se llega a dar una obstrucción severa. Lo más conveniente es ir lo más pronto al veterinario. El gato puede vomitar las bolas de pelo durante la temporada de cambio de pelaje, y como se ha señalado es una manifestación muy normal, así que si algún día se ve al gato batallando para sacar las bolas de pelo son normales los ruidos que hacen.
catgroomingHay que preocuparse cuando la bola de pelo no sale y el gato disminuye su apetito, si este es el caso se recomienda ir al veterinario y darle una cucharadita de parafina líquida o de otro laxante una vez por semana, esto ayudará a que toda la acumulación de pelos que tiene en el estómago termine por salir poco a poco. Como se puede observar las bolas de pelo son de lo más normal en los gatos, ya que por naturaleza ellos se acicalan o se lavan como una medida de higiene para eliminar el exceso de pelaje.

Medidas preventivas para evitar que las bolas de pelos causen problemas en la salud al gato

  • Cepillado: Es importante cepillar a diario y concienzudamente el pelaje del gato, sobre todo en primavera y en otoño, épocas de muda.
  • Alimentación: Una alimentación equilibrada es esencial para la salud del gato y para la salud de su pelaje. Un pienso con alto contenido en fibra facilitará la correcta digestión del gato al igual que algunos suplementos con malta, levadura de cerveza o aceite de hígado. En las tiendas especializadas encontraremos también diferentes hierbas que el gato comerá voluntariamente cuando note molestias en el estómago para purgarse. Estas plantas provocarán el vómito del gato y, por tanto, la expulsión de las bolas de pelo.
    Los gatos que sufren estrés se acicalan con más frecuencia buscando la tranquilidad y satisfacción que les produce lamerse el pelaje. Por eso, hay que evitar en la medida de lo posible las situaciones que puedan generar estrés en el felino.
  • Cuidar la salud general del gato es igualmente esencial, ya que repercute directamente en el estado de su piel y pelaje. Los parásitos y algunas enfermedades sistémicas pueden provocar debilidad capilar u otros problemas que acentúan la presencia de bolas en el aparato digestivo. Por lo tanto, es recomendable cumplir correctamente con los procesos de vacunación y desparasitación.

Mas información de las bolas de pelos en gatos

La educación del gato

La educación del gato requiere de paciencia ya que tener a un gato no es lo mismo que tener a un perro, ya que los perros son más dependientes que los gatos, a pesar de que ambos son animales domésticos.  El gato es un animal muy independiente y a pesar de que comprende lo que se le indique solo hará caso cuando sea conveniente para el minino. Antes de las comidas se tiene la oportunidad idónea para enseñarle algo, ya que la comida constituye un buen premio, igual que con los perros.  También se le puede educar a que se siente, si se le levanta el plato encima de la cabeza y se le repite que se sienta.

 

Con las típicas ordenes como: No, abajo  y otras, el gato las estará asimilando poco a poco si el propietario del gato se pone serio, ya que repetir la orden constantemente ayudará a que el minino aprenda lo que no puede hacer. Cualquier gato puede aprender a venir cuando se le llame por su nombre, para lograrlo hay que hacerlo cada vez que se le da de comer. Desde pequeño podrá asimilar su nombre y atenderá al llamado sin importar que este a fuera o adentro.
Aprender a que el gato ande con correa es una situación difícil pero no imposible con todos los mininos, para hacerlo se debe de hacer desde que es un gatito, empezando con el collar haciéndole ver que no se estará restringiendo su libertad, sino de darle una oportunidad de conocer el mundo donde vive.  Después de que el gato se acostumbró al collar es necesario colocarle la correa, dejando que ande por donde quiera, luego al primer tirón que sienta podrá oponer resistencia pero al momento de que sepa que no se le está impidiendo salir dejará que se le coloque la correa cuando tú quieras.

El uso de la caja de arena para gatos

cajas-de-arena-para-gatos

Los gatos son unos animales muy limpios, es por eso que cuando son pequeños es importante adiestrarlos para que usen la caja de arena. Pero por la naturaleza tan limpia que tienen, ellos no realizaran sus necesidades fisiológicas si la caja de arena se encuentra sucia, es por eso que se tiene que estar limpiando todos los días, así como desinfectar cada cierto día para evitar que se vuelva maloliente. Para educar al gato a que use la caja de arena se consigue colocando al gato cuando demuestra que quiere hacer sus necesidades.
Cuando se despierta, después de comer y cuando acaba de jugar, el gato comienza a moverse en círculos o busca un rincón mientras maúlla, son señales de que quiere hacer sus necesidades fisiológicas. Hay que agarrarlo sin asustarlo y llevarlo a la caja de arena. Después de dos o tres veces de hacerlo, el gato comenzará a hacerlo por sí mismo. Si el gato está acostumbrado a andar por toda la casa, es conveniente que se coloque otra caja de arena en algún lugar estratégico. Los gatos pequeños no siempre pueden detener las ganas de expulsar sus heces y si esto sucede, no hay que regañarlo, porque terminaría siendo algo contraproducente para el minino.
Cuando el gato maduro termina por no usar la caja puede ser por algunas razones como: la falta de limpieza de la caja de arena, la nueva arena no es del agrado del gato, se cambió de lugar la caja de arena y no es del agrado del gato, si se tienen más gatos puede que uno de ellos haya usado la caja de arena que no le correspondía y el dueño de la caja manifiesta su inconformidad de esa manera. Los gatos son unos animales muy consentidos.

 

Hipotermia felina

hipotermia felinaCuando un animal es expuesto al frío sufre una baja en la temperatura corporal y puede llegar a la hipotermia, muy comunmente sucede cuando el animal está mojado, también cuando recién nacen, en estado de shock o cuando están bajo el estado de una anestecia. Los gatos pueden ser muy propensos a sufrir hipotermia debido a su temperatura corporal que puede quebrarse con fragilidad.
Los signos de la hipotermia es temblores violentos seguidos por un largo letargo, temperatura rectal menor a los 37 grados C, colapso y finalmente coma.
Lo primero que se debe hacer es cubrirlo con una manta y calentarlo si es posible con nuestro cuerpo, si está mojado bañarlo con agua caliente, obviamente debe meterlo a casa, frótelo con toallas para secar su piel rápidamente, caliente al gato con bolsas de agua caliente en sus axilas, pecho y abdomen, al secarlo se puede ayudar con el secador de pelo; si el animal reacciona adminístrele miel o azúcar que ayudará a restablecer su temperatura ya que en muchos casos la hipotermia viene acompañada de hipoglucemia (poca azúcar en sangre).