Menu

Dermatomicosis en los animales

La Dermatomicosis o también conocida como tiña, es una enfermedad de tipo parasitaria, producida por una serie de hongos que afectan la piel, puede afectar a perros, gatos y otros animales inclusive al hombre. Estas infecciones por hongos pueden ser causadas por levaduras o mohos microscópicos que se alojan en la piel y uñas de los animales.
Los tipos de hongos que producen la Dermatomicosis son:
La Microsporum gypseum, que es una de las más raras.
La Microsporum canis que es la más común y es la culpable del 80% de los casos de Dermatomicosis en perros y gatos.

Dermatomicosis

La Candida albicans y la Malassezia pachydermatis.

La Dermatomicosis se manifiesta en dos condiciones:

La predisposición individual principalmente causada por factores genéticos y por problemas inmunológicas y factores ambientales del propio hongo (habitad del mismo).
El otro factor es el contagio por el agente infeccioso que produce la misma enfermedad.
Esta enfermedad mayormente afecta a animales jóvenes debido a que son más vulnerables por sus bajas defensas, otro detalle importante es que la Dermatomicosis se manifiesta en mayor cantidad en climas cálidos y húmedos. Lo mismo ocurre cunado la enfermedad ataca al hombre, los más afectados son los niños con menos de 15 años de edad; es por eso que si se ha detectado la enfermedad en el animal hay que evitar cualquier contacto con los niños.

Para poder diagnosticar la Dermatomicosis es muy importante identificar la causa porque así se podrá elegir la terapia correcta y también dependerá mucho de la especia afectada. Entre las soluciones antes esta enfermedad el médico veterinario puede utilizar:
La lámpara de Wood que con su luz especial y fluorescencia permite detectar la Dermatomicosis en algunos casos.
El Examen microscópico es también otra vía en donde se podrá observar la reproducción y diseminación de los hongos.
El cultivo, esta vía es la que más demora y probablemente la más costosa.
El tratamiento de la Dermatomicosis dependerá mucho de el estado de la enfermedad; por ejemplo si es un cachorro con lesiones leves con la aplicación de una crema sería suficiente. Pero si las lesiones son extensas el tratamiento tendrá que ser con antimicóticos (griseofulvina), y dicho tratamiento durará entre 4 y 8 semanas según vaya avanzando la enfermedad y la mejora. Lamentablemente los antimicóticos pueden presentar algunos efectos secundarios (anorexia, vómitos y diarrea), es por eso que hay que estar muy atentos a las reacciones del animal y seguir al pie de la letra las indicaciones del médico veterinario.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *